Aceitunas, colesterol y polifenoles.

Aceitunas, colesterol y polifenoles.

El consumo de aceitunas protege de la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad (más conocidas como colesterol LDL o “colesterol malo”), de su posterior acumulación y del endurecimiento de las paredes arteriales.

Este sería el resumen del estudio llevado a cabo por  la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), cuyo grupo de revisión considera que evitar la oxidación de las partículas de LDL tiene un efecto beneficioso para el organismo.

Después de un periodo de tres semanas, los estudios mostraron un efecto significativo del consumo de polifenoles procedentes del aceite de oliva en la reducción de los marcadores de oxidación del colesterol LDL.

A partir de estos resultados, La Agencia  de la EFSA admite una relación  entre el consumo de polifenoles presentes en el aceite de oliva (hidroxitirosol y sus derivados, el complejo oleuropeína y tirosol) y la protección de la oxidación del colesterol LDL.

El argumento también es válido para las aceitunas, la materia prima natural con la que se elabora el aceite de oliva. Ahora bien, para que se produzca este efecto beneficioso, la dosis es fundamental.

Según el grupo de revisión, se deberían consumir a diario 5 mg de hidroxitirosol y sus derivados. Esta cantidad, en el contexto de una dieta equilibrada, se puede garantizar sin dificultad con un consumo moderado de aceite de oliva de alta calidad, como el oliva virgen extra de primera presión en frío o un oliva virgen extra.

Agencia Europea de Seguridad Alimentaria

Aceitunas y Encurtidos Olivexma.