Los Encurtidos: Un snack saludable

Los Encurtidos: Un snack saludable

El contenido en grasas de los encurtidos vegetales (pepinillos, guindillas, cebollitas, berenjenas, zanahorias, rabanitos, remolacha…) es mínimo, en torno al 1%, por lo que pueden ser un buen aliado para picar entre horas.

“Los encurtidos son productos saludables que evitarán que se coja peso y ayudarán a saciar el hambre“.

Los encurtidos, “favorecen la flora intestinal, ayudan a la digestión de alimentos, tonifican el hígado, alivian el estreñimiento y la aerofagia (acumulación de gases en el estómago y aparato digestivo), quitan el deseo de comer alimentos ricos en azúcar, en general ayudan a controlar los niveles de colesterol, tienen efecto saciante, poco aporte calórico y bajo contenido en grasas, así que por eso se suelen recomendar en dietas de adelgazamiento“.

“El consumo habitual de encurtidos asociados al refuerzo de la inmunidad crea una barrera determinante en el control de los microorganismos patógenos, responsables de infecciones y trastornos gastrointestinales. Ante los evidentes beneficios orgánicos de los encurtidos se aconseja su consumo, en particular, entre los niños y ancianos o cualquier persona que esté tomando antibióticos, dado que estos combaten todo tipo de bacterias”.

El principal problema que podemos encontrarnos con los encurtidos es que suelen tener un alto contenido en sal. Las personas hipertensas tienen que tener especial cuidado con esto al consumirlos. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) coinciden en que no debemos exceder los 5 gramos de sal al día. Al consumir encurtidos es necesario que consultemos la composición del producto que vamos a ingerir. Según el Ministerio de Sanidad, un alimento tiene mucha sal si posee 1,25 gramos de sal por cada 100.

Vía El Mundo Zen.

Aceitunas y Encurtidos Olivexma.